Historias del Bar Sovia. Capítulo 7

Hubo un tiempo en que Fran se sentía seguro. Ahora era como un niño indefenso ante la mirada de Laura.
No hacia mucho que se habían conocido y desde el primer momento le parecía que ella era capaz de leer sus más íntimos pensamientos.
Sobre su cabeza revoloteaban ideas que tenían que ver con  Laura pero inmediatamente las obviaba por miedo a ser descubierto.
Cuando estaba a solas fantaseaba. Acariciaba las manos de ella, luego besaba el cuello, subía hasta la boca. Imaginando a qué sabría su lengua, luego desabrochaba su ropa, la tendía sobre la cama. Ella le abrazaba, y le besaba. Laura le ataba las muñecas al cabecero de cama, Fran se sentía indefenso, y cuánto más indefenso se sentía, más gozaba. Ella era su dueña y hacia con él, lo que quisiera.
Pasaron los meses y Fran seguía fantaseando con Laura. La diferencia es que ya no se veían, ella conoció a un tipo que le propuso poner en práctica lo que imaginaba.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Historias del Bar Sovia, Relatos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s