Me levantaría la tapa de los sesos. 5. Otra mañana más

¿Las historias se crean o vienen? ¿Los personajes existen realmente o son figurados?
¿De dónde viene la inspiración? ¿El talento se nace o se trabaja? Mi mente iba
entrando en un mundo distinto a este terrenal. En ese otro mundo es en el que
me gustaba vivir más tiempo que en el real.

Con los años había aprendido a escarbar en ese submundo. Necesitaba que saliera de mi cabeza de vez en cuando. La escritura es para mí como una terapia en el que
salen a relucir todos mis demonios. Necesito escribir como necesito respirar.

Son las nueve de la noche y tengo resaca de la comida. Una vez que Toni se fue del
restaurante, nos quedamos a solas Melo y yo. Y aunque es un vendido, también
sabe apreciar la buena compañía alcohólica, así que nos pusimos hasta  arriba
a costa de la productora. En esos estados Melo se relajó y me contó cómo
estaba la serie y sus problemas pero eso lo dejaremos para otro momento.

Ya en casa, me estaba tomando un pelotazo que me estaba ayudando a escribir, a
meterme en esta historia “no contada anteriormente” en la que dos familias de
distintas clases sociales se enfrentan por el amor de sus hijos.

¿Cómo podía contar la historia de un homosexual, si no lo soy? La respuesta es
sencilla: los sentimientos y las emociones son comunes en el ser humano. No nos
diferenciamos tanto los unos de los otros, aunque alguno parezca recién llegado
de Marte. Hay que llegar a la emoción, a los sentimientos: el odio, el amor, la
envidia.

La historia por muy mala que sea la debo hacer mía y ver y mostrar la parte que me
interesa de ella. Hacerla atractiva para el espectador. Si bien es cierto que ”ya
está contado todo” si es cierto que no está contado cómo tiene que ser. Cada
época tiene un código y ese código es el une al creador con el lector. Perdón
se me había olvidado que estaba escribiendo para la tele y que temas como que
la obra perviva en el tiempo,  la posteridad y la calidad intelectual no son frecuentes.

No hace falta hacer historias plúmbeas, no es sinónimo de calidad. Lo que es difícil es
que de esas cabezas pensantes, como la de Toni, salgan historias mejores, ni más ni menos.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Me levantaría la tapa de los sesos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s