Los despachos.

Cuando estudiaba cine, me encantaba cuando hablaban de los directores y sus maneras de trabajar: que si utilizaban la cámara de tal manera, que si eran expertos en dirigir actrices, que si empleaban tal o cual montaje, este objetivo o el otro, cómo movían el travelling, etc..

Toda esta información la devoraba intentando que algo de aquello se me quedara y me ayudara en el futuro. Pensaba que mi destino sería hacer cine y tener unas características propias y genuinas, que fueran mis señas de identidad en el mundo cinematográfico y fueran reconocidas por todos.

Con el paso del tiempo, y ya una vez metido en el engranaje industrial del audiovisual, me hubiera sido de más ayuda saber cómo se desenvolvían en los “despachos”. Si Hichtcock se iba, de fiesta en fiesta, de juerga con sus jefes, “para estar ahí” y ver que es lo que caía. Si Kubrick tuvo que acostarse con alguno de los jefes del estudio, si Chaplin entraba en el despacho del productor y ponía a caldo a algún rival. Si Truffaut era el típico pelota que decía a todo que sí.

Me hubiera sido de gran ayuda saber cómo lo hacían así no me pillaría desprevenido actuaciones de algunos “colegas”, que precisamente no destacan por tener estilo.

PD. Que nadie se siente por aludido, no he discutido con ningún “colega”, ni me han clavado el cuchillo por la espalda para subir un poquito más.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo TV/Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s